La movilidad académica tiene como objetivo promover la integración entre Uruguay y el resto del mundo de las actividades de formación de grado y posgrado en estudiantes; de investigación en docentes e investigadoras/es; y de formación y capacitación en funcionarias/os T/A/S.

Vivir una experiencia de intercambio de trabajo o estudio en el extranjero es una instancia enriquecedora tanto para la persona que lo transita como para las instituciones que participan. Los intercambios permiten conocer nuevos currículos y formas de trabajo, pero sobre todo acercarse al mundo y a nuevas culturas.

La movilidad académica es gestionada por distintos integrantes de la FIC, quienes asesoran a estudiantes, docentes y funcionarios/as sobre las modalidades de intercambio que se pueden desarrollar, y orienta a quienes realizan experiencias de intercambio en la FIC.

El período de tiempo durante el cual se puede estudiar en el exterior depende del acuerdo entre las universidades. Para docentes, investigadores/as y estudiantes de posgrado las estancias duran entre 10 y 30 días, mientras que para estudiantes de grado pueden ser de uno o dos semestres, dependiendo del tipo de movilidad.

 

Existen dos tipos de movilidades:

  • Movilidad por convenio
  • Movilidad por programa

 

La Universidad de la República (Udelar) tiene convenios con diversas universidades extranjeras a las cuales las/os estudiantes, docentes y funcionarias/os pueden aplicar para tener una experiencia de movilidad académica. La movilidad dependerá de las plazas que disponga la universidad de destino para los intercambios académicos y no cubre ningún tipo de beca, gasto o manutención.

Para acceder a los convenios: clic aquí.

 

Para acceder a una plaza como estudiante de intercambio en una universidad con la cual la Udelar ya tiene un convenio, la/el interesada/o debe ponerse en contacto con el área de relaciones internacionales de la universidad en la que se quiere realizar el intercambio para consultar los requisitos y plazos para la postulación. Para conocer los convenios vigentes de la Udelar: clic aquí.

 

El intercambio por convenio no supone una ayuda económica de parte de la Udelar ni de la universidad de destino y estará sujeto a las plazas que esta última disponga para estudiantes de intercambio.

Esta modalidad permite el intercambio entre estudiantes, docentes o funcionarios de universidades que pertenecen a un mismo programa y tiene por objetivo incentivar a incorporar la experiencia académica en otra institución como parte de los estudios curriculares y en la formación de docentes e investigadores/as. 

Los requisitos para realizar un intercambio son establecidos en las bases de cada programa y son publicados en la página de la FIC. 

Los programas de movilidad en los que participa la FIC son:

  • ESCALA (estudiantes de grado y posgrado, docentes y funcionarias/os).
  • Programa de Becas Iberoamérica (estudiantes de grado, docentes e investigadores).
  • PAME-UDUAL (estudiantes de grado).
  • Programa 720 (docentes e investigadores).
  • MIA (docentes).

 

Los tres principales programas de movilidad e intercambio estudiantil a los que pueden aplicar las/os estudiantes de la FIC son el Programa ESCALA, el Programa de Becas Iberoamérica, y el Programa Académico de Movilidad Estudiantil (PAME). Cada programa ofrece distintas posibilidades de beca económica, alimentación o alojamiento para quienes que participan.

El Programa ESCALA permite el intercambio entre universidades de la Asociación de Universidades del Grupo Montevideo (AUGM). Para estudiantes, el ESCALA tiene dos convocatorias anuales, una en el período marzo-abril y otra en agosto-setiembre. Para docentes y funcionarios hay un único llamado al año. La cantidad de plazas disponibles en cada convocatoria depende del área específica de la movilidad.

Las Becas Iberoamérica permiten el intercambio de estudiantes en universidades de Latinoamérica, España y Portugal que integran la red Santander Universidades y tiene una convocatoria anual en agosto y setiembre.

El PAME favorece el intercambio de estudiantes en universidades que forman parte de la Unión de Universidades de América Latina (UDUAL) mediante una convocatoria anual en marzo y abril.

 

El programa 720-Contrapartida de Convenios permite solventar la estadía de docentes invitados en la Udelar y/o los costos de los pasajes para que docentes de la Udelar se trasladan al exterior a realizar actividades académicas. Estos intercambios se realizan con universidades, centros de investigación u otras instituciones de nivel superior extranjeras con las cuales la Udelar tiene convenio vigente.

 

La Movilidad e Intercambios Académicos (MIA) tiene el objetivo de desarrollar y fortalecer las capacidades de investigación de los docentes de la Universidad mediante intercambios académicos con el exterior y la realización de eventos en Uruguay.

 

Por consultas sobre movilidad por convenio y por programas (excepto el MIA): Movilidad de la FIC.

Por consultas sobre el MIA: Unidad Apoyo a la Investigación (API) de la FIC.

Los estudiantes de grado de la FIC tienen la posibilidad de cursar un semestre o un año lectivo en una universidad extranjera. El intercambio se puede realizar a partir de los programas institucionales de movilidad o mediante convenios que la Udelar mantiene con otras universidades e institutos de enseñanza del exterior.

 

Para estudiantes de grado el requisito general es tener un 40% o 50% de avance en la carrera, mientras que para los de posgrado es tener el 30% de los créditos aprobados al momento de aplicar a la postulación.

 

Las/os estudiantes que realizan intercambios académicos en el marco de un programa o por convenio, cuentan con la garantía de que los créditos completados serán reconocidos en su trayectoria curricular.

Experiencias de estudiantes de la FIC que participaron en instancias de movilidad académica

Joaquín Pombo (Universidad de Málaga, 2018)

“Durante el primer semestre de 2018 realicé un intercambio en la Universidad de Málaga. Fue una experiencia increíble que me permitió conocer un centro de estudios diferente, ahondar en mis conocimientos de diversas disciplinas cercanas al campo comunicacional, y a la vez adquirir una noción de cómo funciona la vida académica en otros lugares. Lo más enriquecedor de mi estancia fue la posibilidad de entrar en contacto con alumnos de diferentes partes del mundo, hacer amigos de países remotos y descubrir sitios increíbles. Durante esos meses, cada día representaba una aventura diferente y todo lo que encontraba a mi alrededor se tornaba significativo. Recomiendo la experiencia a otros estudiantes de la FIC porque es una oportunidad única para descubrir lo imprevisto, salir de la zona de confort y ganar confianza en uno mismo”.

 

Julieta Nuñez (Universidad Complutense de Madrid, 2018)

“Hacer un intercambio es dar un salto. No lo puedo ver de otra manera. Dar un salto en muchos sentidos; en el sentido de arriesgarse, en el sentido de avanzar, en el sentido de llegar a un lugar de una forma más rápida y precipitada que si lo hiciéramos caminando. En octubre de 2018 me enteré que el trámite que había hecho unos meses antes en la página de movilidad académica de la Udelar había dado resultados. Me iba a ir a estudiar a España. Todavía no sabía a qué universidad pero considero ese momento como el comienzo de un cambio cuyas repercusiones siguen en mi vida hasta el día de hoy. Después de reuniones, compras, valijas y nervios, el 1 de febrero me fui a Madrid. El miedo que tenía se solapaba con la emoción que sentía. Porque no es fácil irse sola a un país a 9.000 kilómetros de casa donde no hay nadie que conozcas. Pero ese escenario hace que todo sea una conquista, un paso, un avance, un reconocimiento de tus capacidades. Estudiar en la Universidad Complutense de Madrid, en su Facultad de Ciencias de la Información (carrera de periodismo) fue un sueño: mis profesores y profesoras eran increíbles y tuve la oportunidad de aprender cosas que de ninguna manera hubiera podido aprender acá. Estudié mucho, la verdad. Son bastante exigentes, pero el nivel de conocimiento que adquirí es invaluable. Estando allá fortalecí los lazos con el Río de la Plata, aunque hice amigos y amigas españoles (y varias italianas) mis mejores amigas y amigos fueron uruguayxs y argentinxs. Porque poder compartir una experiencia tan intensa en todos los sentidos requería de tener una misma forma de entender las cosas. Cuando terminó el viaje ya tenía muchas ganas de volver a casa, había tanto que contar, tanta gente que abrazar. Pero la experiencia del intercambio sigue calando hondo en mi vida; recuerdo al menos una cosa del viaje todos los días, estoy haciendo mi trabajo final de grado sobre una investigación que comencé allá y tengo mucha gente querida por el mundo. Irse de intercambio es tener todo para ganar”.

 

Victor Da Silva (Universidad de Salamanca)

“Estuve cinco meses en la Universidad de Salamanca. Cinco meses inolvidables. Al principio sentía temor. Temor por enfrentarme a lo desconocido, a un nuevo país, a nuevas personas, a otra cultura. Y todo eso alejado de mis amigos y familia. Pero todo eso fue cambiando a medida que pasó el tiempo. La universidad me acogió de la mejor manera y logré conocer personas increíbles, las cuales seguirán formando parte de mi vida. Recomiendo la movilidad porque es un crecimiento muy enriquecedor, se crece tanto académicamente como personalmente. Logré aprender sobre fuentes de información, literatura infantil, marketing, pero también aprendí a querer, a enfrentarme a lo desconocido y a la soledad. Sin dudas volvería a repetir la experiencia, porque fue inolvidable y dejó una huella importante en mi vida”.

 

Christian Macías (Universidade Estadual Paulista)

“Me postulé para realizar el intercambio del Programa ESCALA en la Unesp [Universidade Estadual Paulista] porque hacía tiempo que había leído acerca de él, y además sabía que esa universidad tenía muy buenas referencias en la calidad de la enseñanza. Así que me animé, fui elegido y me lancé a un lugar donde no sabía muy bien qué iba a suceder (Bauru, en el interior del estado de São Paulo) y descubrí a estudiantes que compartían la misma pasión que yo por la comunicación y, en particular, por el periodismo. Siento que durante el semestre que cursé allá amplié mucho mi perspectiva regional y latinoamericana, conociendo más sobre los problemas, soluciones, costumbres y formas de hacer las cosas que tenemos en cada país. Mismo en Brasil, el idioma no fue una barrera sino una forma de conectarnos más y conocer. Empezar desde cero y ser acogido enseguida por mis compañeros y docentes también hizo la diferencia: con ellos compartí charlas y experiencias que no olvidaré. La movilidad estudiantil tiene eso, te ayuda a encontrarte con la esencia de tu carrera y a aprender a quererla más, es el impulso que recomiendo tener por lo menos una vez en la etapa académica, ese que todos deberían permitirse tener la oportunidad”.

 

Experiencias de estudiantes extranjeros que participaron en instancias de movilidad académica en la FIC

 

Lucía Linares (España)

“Cuando investigué la posibilidad de hacer un intercambio en América Latina, solamente podía elegir un destino. Todo parecía tener que ser razonado y bien calculado para no quedarme sin plaza. Sin embargo, no dudé en elegir Uruguay porque en España solamente se hablan de los gigantes que limitan con el país. Me propuse por lo tanto ir a este país para demostrarme que tiene mucho por ofrecer y lo logré. No cambiaría por nada del mundo la elección de Montevideo y de la Udelar como universidad de destino. El encanto que tiene la ciudad, su tranquilidad y al mismo tiempo sus diversos secretos que no paro de descubrir a cada instante, me demuestran que Montevideo tiene muchas cosas que resaltar aunque sea una de las capitales menos pobladas de América Latina. Fue llegar a Uruguay y sentirme como en casa y al mismo tiempo con la sensación de estar creando un segundo hogar.

El aprendizaje en la Universidad que me ha abierto las puertas hacia otro modelo de enseñanza, demostrándome que es posible romper con el pensamiento tradicional de docencia donde la interacción y la proximidad con los docentes. Y sobre todo, donde existen materias que abarcan dimensiones más empáticas y centradas en otro tipo de comunicación que no sean la mercantil. He tenido la posibilidad de descubrir una comunicación más social, comunitaria y educativa.

Estas sensaciones le hacen a una sentirse orgullosa de sí misma por tener que estar a 13000 kilómetros de su rutina para vivir una experiencia tan increíble como esta. Salir de casa es muy difícil, cambiar de continente, lo es más. Siempre habrá momentos de frustración por no poder estar con los seres queridos en los momentos más difíciles y alegres. Aun así, realizar un programa de movilidad demuestra la fuerza de voluntad y el aprendizaje tanto personal como académico que se hace. Cambiar de sistema es necesario para darse cuenta de lo grande que es el mundo y la diversidad que hay a nivel educativo. La movilidad es una oportunidad única que nos brinda la universidad para salir del espacio de confort y aprender de otra forma, contribuyendo a nuestra madurez académica, personal y emocional. Solamente se puede decir una cosa más: ¡Uruguay nomá’!”